Pan sencillo sin amasado de Ibán Yarza

Pan sencillo sin amasado Iban Yarza

Este Pan sencillo sin amasado de Ibán Yarza es la primera receta de pan de su libro ‘Pan Casero’.  Ha sido un regalo de Reyes que esperaba con ilusión y no me ha defraudado. Es un libro estupendo pensado para hacer pan en casa, explicado de manera muy sencilla. Me está encantando.

Creo que hacer pan es una de las cosas con las que más realizada me siento y más a gusto conmigo misma estoy. Me encanta estar mirando el bol de la masa fermentando o como sube el pan en el horno. Así que lo tengo como libro de cabecera.

Este pan como su nombre indica es muy sencillo y da como resultado un pan muy rico, pan de verdad, como sabía el pan de antes, con olor, sabor…es una gozada. Encima el toque de las semillas, que aunque es meramente decorativo, le da al pan un toque buenísimo. Esta es la primera receta, no quiero pensar como se ha de disfrutar el pan que se haga al final del libro jejeje

Pan sencillo sin amasado Iban Yarza

El truqui de este pan es que reposa en el frigorífico por la noche, vamos que todo el trabajo lo hace la nevera, nosotros sólo mezclamos ingredientes y damos forma. Un chollo de pan.

[button link=”http://www.apetece.com/imprimir/pan_sencillo_sin_amasado_iban_yarza_apetece-03.jpg” type=”icon”] Descargar o imprimir esta receta[/button]

Pan sencillo sin amasado de Ibán Yarza

Ingredientes

  • 475g harina panificable
  • 25g harina integral
  • 330g agua
  • 10g sal
  • 1,5g levadura seca de panadero ó 5g levadura fresca
  • Mezcla de semillas

NOTA: Puedes hacer harina panificable usando mitad de harina normal y mitad de harina de fuerza.

 

Elaboración

Lo primero es disolver en el agua tibia la levadura.

En un bol ponemos todos los ingredientes y los mezclamos con la mano. La masa es pegajosa, se quedará pegada a la mano.

Dejamos reposar unos 5 minutos. Una vez pasados los 5 minutos cogemos la masa con la mano, la estiramos sin romperla y la doblamos. Con 1 vez basta pero yo lo hice 3 ó 4 veces.

NOTA: Como la masa es muy pegajosa, una vez me lave las manos lo que hice fue echarme unas gotitas de aceite, muy poco y así conseguí que la masa no se pegara tanto a las manos, prácticamente nada.

Tapamos el bol con film transparente y al frigo toda la noche.

La masa estará más grande, si por casualidad no ha crecido la dejamos a temperatura ambiente 1 hora.

Cogemos la masa y la ponemos en una superficie con harina y le damos forma de rectángulo.

Una vez hecho esto, cortamos para formar dos piezas. Ponemos en una superficie un paño húmedo estiradito y pasamos una de las piezas por él. Seguidamente en una bandeja que tendremos preparada con las semillas, pasamos la pieza humedecida sobre las semillas. Con esto lo que queremos es que se queden pegadas. Retorcemos las barras y las dejamos reposar 2 horas sobre una hoja de papel de horno.

Precalentamos el horno a 250º (sin ventilador) y ponemos una bandeja en el fondo del horno con agua para crear vapor. Metemos nuestras barras y lo dejamos unos 10 minutos. Luego bajamos a 220º y lo dejamos cocer 25 minutos más.

Si queremos conseguir una corteza muy crujiente apagamos el horno y con la puerta entreabierta lo dejamos unos 20 minutos más. Yo hice este paso y para mi gusto la corteza está muy dura, pero el sabor es excelente.

Os va a sorprender.

 

Deja un comentario